jueves, 11 de septiembre de 2014

De nuevo, al tajo

Lo ideal hubiera sido
que el periódico estuviera libre.
Pero hoy he vuelto a dibujar
descaradamente
a los de las mesas contiguas.
¡Bendita ilusión!
Las miradas de soslayo
de aquellos que se sienten plasmados.
Como si creyeran que van a salir
poco fieles a la realidad,
a su realidad.
Mientras, las palomas,
cada día más valientes,
comen de sus platos
y se cagan en sus i-cosas.
Lo ideal hubiera sido
que el periódico estuviera libre
para poder ondearlo al viento
espantando las odiadas tórtolas.